Violencia y cultura.

Por María José Garrido Mayo