Carta para los niños en cuarentena

Os dejo aquí esta carta para los niños que escribí en mi página de Facebook, para que podáis aprovechar el recurso quienes no tengáis esa red social. Leédsela, les va a ayudar ahora que están encerrados por lo del coronavirus. Ya me están llegando comentarios de niños que se encuentran mejor tras leérsela:

Hola niños. Se que estáis en casa sin poder salir. Siempre igual, os toca a vosotros lo peor, no es nada justo. Hay muchos adultos que no os entienden, pero vuestros padres, si os están leyendo esta carta, si. Si fuese por ellos estaríais todos jugando fuera, viendo a vuestros amigos y familia.

Vais a escuchar muchas tonterías que decimos los mayores para quedarnos nosotros más a gusto. Os van a decir que tenéis que ser valientes y «buenos». Eso, queridos niños, es una caca como una casa. Estaría bien que cuando os lo digan les preguntaseis qué significa ser bueno (y luego me contáis la cara que ponen o les hacéis una foto). Porque me parece que cuando os dicen eso lo que os quieren decir es que ellos quieren pasar el encierro tranquilitos y no les apetece escucharos. Pues no, eso no es ser bueno. Lo que tenéis que hacer es contarles si estáis asustados, gritar si estáis enfadados, llorar si estáis tristes. Y que vuestros padres os entiendan y os abracen si queréis. Decir lo que uno siente es ser muy, pero que muy bueno.

A lo mejor vuestros padres cuando sois muy buenos y decís lo que sentís están un poco cansados y se ponen un poco locos, pero eso no es porque esté mal que os enfadéis, lloréis o estéis asustados, es porque ellos ahora también están un poco así y porque además cuando ellos eran niños no les dejaron hacer eso. Por eso ahora si están muy cansados se les escapa un grito, pero no quieren gritar y os quieren un montón. Vosotros seguid diciendo lo que necesitéis, que luego se les pasa. También podéis ver a vuestros padres raros o nerviosos aunque vosotros no digáis nada, pero no es culpa vuestra, estamos todos así por todo lo que pasa, y os queremos mucho.

Ya se que os han puesto deberes. No se a quien se le ocurre esto, ¿encerrados y encima haciendo deberes?. A lo mejor os gusta hacerlos porque os acordáis de como era todo antes y os sentís mejor. Pero si no os gusta, pues tampoco pasa nada si no los hacéis. A lo mejor os dicen vuestros padres que hay que hacerlos porque les dicen en el colegio que hay que pasar evaluaciones, que son una tontería que nos hemos inventado los adultos. Si los tenéis que hacer, no os olvidéis de que aunque eso pase vuestros padres os entienden, ellos saben que no sirven para nada, que sólo se aprende lo que a uno le gusta, no porque te lo manden.

Vuestros padres os protegen pase lo que pase. Hay niños que no tienen eso. Pero si os están leyendo esta carta, vuestros padres os cuidan, protegen y quieren. Aunque escuchéis cosas raras estos días, que os puedan asustar, ellos siempre van a estar ahí para vosotros. Por eso tampoco tenéis que ser valientes, vuestros padres os cuidan. Sed lo que queráis ser.

A lo mejor salís a la calle con vuestros padres a tirar la basura o lo que sea y hay gente un poco zumbada que os grita cosas feas. No les hagáis mucho caso. Están asustados y se ponen a gritar. Vosotros no estáis haciendo nada malo. Es como cuando os enfadáis con un amigo que solo hace una tontería porque antes os ha regañado la profesora. Pues a ellos les pasa igual, tienen miedo y se ponen a gritar por la ventana al primero que pasa. Vosotros tranquilos, que además vuestros padres os protegen.

Si vuestros padres se vuelven un poco locos y os empiezan a poner un montón de actividades que ni os apetece hacer, no pasa nada si les decís que no queréis. Es que los adultos estamos un poco nerviosos, y como no podemos salir, pues nos creemos que vosotros no os sabéis divertir sin todo eso. Con lo divertido que es jugar con cualquier cosa sin hacer planes.

Cuando los adultos salen a aplaudir a un montón de cosas, vosotros podéis gritar o aplaudir lo que os de la gana, que no os digan lo que tenéis que pensar. A mi se me ocurre que igual estaría chulo que si os apetece salieseis por la ventana a gritar: ADULTOS, DEJAD DE LIARLA PARDA, LOS NIÑOS NECESITAMOS SALIR. ¿Sabéis que sois muchos? Pues a lo mejor si os oyen los adultos se dan cuenta. O si os escucha otro niño le ayudáis a sentirse mejor.

Ya queda menos. Luego vamos a jugar juntos un montón, ya lo veréis.

Laura Perales. Psicóloga y madre.

www.crianzaautorregulada.com